Conclusiones de la II Tweetup de la #PhysiotecaFSR

2tweetup

A continuación os presentamos las conclusiones de la II Tweetup de La #PhysiotecaFSR sobre el libro Maitland – Manipulación Vertebral celebrada el martes, 12 de febrero. Podéis acceder a las estadísticas completas y a la recopilación de Tweets, también. De nuevo muchas gracias a todos los que participásteis esta vez y queremos animaros a todos a hacerlo en las siguientes. Pronto confirmaremos los temas y la fecha exacta ya que ha habido una pequeña variación en el ritmo

[divider]

#Q1. El capítulo 4: Evaluación, introduce el concepto de los diagramas de movimiento que trata en profundidad al final del libro (Apéndice 1, 2 y 3: pag. 453 en adelante). Sin duda uno de los temas más áridos y de difícil manejo de toda la obra. ¿Es útil el uso de diagramas de movimiento? ¿es práctico? ¿aporta un conocimiento profundo del movimiento percibido? ¿tiene utilidad inter/intraobservador.

Los diagramas de movimiento son una herramienta pedagógica magnífica.. Sin duda, el estudiante de fisioterapia debería conocerlos, pero no son especialmente intuitivos y requieren cierta práctica.

Evidentemente, siempre que hablamos de cuantificar dolor, resistencia y movimiento hablamos de una percepción subjetiva y la habilidad que tenga el terapeuta para ello dependerá de su experiencia. Los diagramas de movimiento, en general, no han mostrado una gran validez interexaminador, aunque en algunos casos los resultados han sido favorables, http://physther.net/content/78/6/593.full.pdf pero lo verdaderamente relevante es la validez intraexaminador, es decir, si es válido como anotación personal en la historia clínica para cuando vuelva a ver a mi paciente la semana que viene, y lo cierto es que si.
http://ptjournal.apta.org/content/62/4/436.full.pdf

Por tanto, invitamos a los fisioterapeutas al registro constante y sistemático de la sensación de final de movimiento, dolor, resistencia y espasmo percibido mediante los diagramas de movimiento.

#Q2. El capítulo 5 versa sobre los factores pronósticos en fisioterapia para predecir la resolución de la afección de los pacientes que acuden al fisioterapeuta. Entre esos aspectos, se tiene en cuenta: la evolución tras el tratamiento, el fenómeno de centralización, irritabilidad, severidad, características del dolor, si está mejorando o empeorando, si es constante o intermitente, episodios anteriores, historia natural… ¿está suficientemente desarrollado el aspecto pronóstico a nivel musculo-esquelético? ¿sería necesario crear protocolos de recuperación con valor pronóstico? ¿Es equiparable al marco de la traumatología y ortopedia?

El paciente tiene derecho a estar informado, y el pronóstico es un derecho del que hace gala cuando acude a fisioterapia.

En primer lugar, conviene invitar a la prudencia y recordar el peligro de las promesas de resultados optimistas poco realistas.

Ciertamente, se desconoce la historia natural de muchos procesos dolorosos a nivel musculoesquelético y el pronóstico no está tan desarrollado como en traumatología, por ejemplo, y por otro lado falta una adecuada subclasificación de esos procesos dolorosos que guíen un mismo pronóstico. Aun con todo y con eso, de la misma manera que existen factores de riesgo en el diagnóstico, existen factores pronósticos, tanto positivos como negativos, que nos orientan sobre la evolución del proceso doloroso. Si el paciente está mejorando, empeorando o está estable, si el dolor es constante o intermitente, si es un proceso agudo o crónico, la respuesta al tratamiento y reevaluación continua, la edad, el sexo, el sedentarismo o las actividades deportivas nos ayudan en la elaboración de un pronóstico.

#Q3. Los capítulos de Evaluación y Pronóstico contienen información referente a la interpretación de los datos recogidos. Una parte importante del mismo es el reconocimiento de patrones clínicos como: dolor durante todo el rango de movimiento = artrosis / proceso degenerativo o dolor de rodilla para abajo y se puede demostrar que viene de la espalda = radiculopatía. Qué cada uno describa al menos un patrón clínico característico o características relacionadas con estructuras concretas

A pesar de no enumerarse muchos patrones clínicos, concluimos que aunque puedan orientar en la toma de decisiones la realidad del paciente y la clínica presente está por encima de la teoría y presentaciones clínicas descritas en los libros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>