buho

La iridiología es una práctica habitual entre naturópatas y homeópatas. De hecho, es la principal herramienta diagnóstica de los naturópatas. Hasta aquí, estupendo. El problema es cuando vas a un curso de fisioterapia y el profesor mira a una alumna fijamente a los ojos y le suelta la fresca: “Necesitas hierro. Estas baja de hierro”. Eso lo han visto mis OJOS.

Pero empecemos por el principio, ¿Qué es la iridiología?

ignatz Este caballerete es Ignatz von Peczely, (Nachete, para los amigos) y es el responsable del método diagnóstico a través del iris. Cuenta la leyenda  que un día, Nachete, a la edad de 10 años, se encontró una lechuza herida en una pata y la cuidó hasta que estuvo curada. El descubrimiento sobrevino al observar que la lechuza tenía una mancha en el iris que fue desapareciendo poco a poco según se iba curando la patita.

Conclusión: La iridiología se la debemos a las ocurrencias de un niño de 10 años, así de absurdo. Con el tiempo, Nachete se hizo homeópata y empezó a “estudiar” las manchas de sus pacientes hasta elaborar el mapa corporal del iris.

iridiolo2

Otro ejemplo de magia representativa, como la auriculoterapia, la reflexología podal o facial, que preconizan que en el iris hay una representación de todos los órganos del cuerpo. Una perversión del axioma aristotélico “El todo es más que la suma de las partes  ya que “El todo está en la suma de las partes” que tanto les gusta a los “holísticos”.

auric

Pero definitivamente, el único lugar donde existe una representación topográfica de todo el organismo es en la corteza motora primaria del cerebro, todo lo demás son cuentos chinos.

corteza primaria

Como pasa con la acupuntura, en la iridiología no todos los mapas son iguales, varía la localización y la interpretación de los hallazgos, así que no me voy a molestar en describirlos.

“Los iridiólogos parecen ser libres de modificar los mapas a su antojo. Es desconcertante darse cuenta de que lo que para un iridólogo es el escroto para otro es la escápula. Cada mancha, punto, variación del color, la elevación y la depresión, todo, real o imaginario, se presume que tiene valor diagnóstico”. -cita

 

Técnicamente, no es una terapia alternativa, puesto que solo es una herramienta diagnóstica, pero eso no implica que sea una pseudociencia inofensiva. Imagina que alguien otorgue credibilidad a un diagnóstico de cáncer hecho por un quiropráctico que ha realizado un análisis iridológico. O lo que es peor, un falso negativo podría retrasar el tratamiento médico adecuado. Esas y otras historias se pueden leer en ChileSkeptic (traducido del blog Quackwatch).

No debemos caer en el error de considerar a la iridiología como una pseudociencia simplona y de poco calado:

Actualmente, la iridología es practicada en más de 10 mil centros, reconocidos oficialmente en Alemania, y por más de 18 mil médicos en Norteamérica” -cita

 

Ciertamente, aquí la iridiología, a diferencia de otras pseudociencias, no goza de mucha credibilidad entre sanitarios, pero no por ello es menos practicada fuera de ese ámbito (la naturopatía es la 3º más practicada del mundo, después de la quiropráctica y la homeopatía).

Una revisión rápida en Pubmed nos da un resultado de 39 entradas con “iridology”. A priori, me pareció sorprendente tal cantidad, viniendo de una pseudociencia tan burda y evidente, pero si se piensa bien, para una práctica que lleva realizándose casi 200 años es una cantidad ínfima de pequeños estudios de mala calidad, aunque insisto que más de lo que esperaba teniendo en cuenta lo ajenos que permanecen a la ciencia estas cosas.

Aunque en honor a la verdad, de esas 39 entradas, los estudios con control sobre la eficacia diagnóstica de la iridiología se cuentan con los dedos de la mano, y todos negativos. Aun así, me parecen suficientes. No creo que merezca la pena dedicar más tiempo y dinero a demostrar la utilidad de los absurdo:

“Las terapias complementarias y alternativas como la reflexología y la acupuntura han sido objeto de numerosas evaluaciones, ensayos clínicos y revisiones sistemáticas, sin embargo, la evidencia empírica en apoyo de su eficacia sigue siendo ambigua. La evaluación empírica de una terapia, normalmente asumiría una justificación plausible sobre el mecanismo de acción. Sin embargo, el examen de los antecedentes históricos y los principios subyacentes de la reflexología, iridología, la acupuntura, la auriculoterapia y la terapia herbal, revelan una lógica fundada en principio análogos al pensamiento mágico y las creencias pseudocientíficas como la astrología y la quiromancia. Cuando este es el caso, se sugiere que someter estas terapias a evaluación empírica puede ser equivalente a la evaluación de lo absurdo”.

Veamos que dicen los estudios pues. Los ultra-resumiré para no aburrir:

Aquí: 143 pacientes. 95 sin problemas renales y 48 con problemas renales. La cantidad de aciertos de los iridiologos no fue superior al azar.

Aquí: 110 pacientes: 68 con cáncer y 42 sin cáncer. Los iridiólogos solo acertaron 3 casos.

Aquí : 78 pacientes: 39 con problemas de vesícula, 39 sin problemas. Resultados similares a los aciertos por azar.

Aquí : 58 pacientes: 29 con cáncer colo-rectal y 29 sanos. Los aciertos rondaron el 50%, atribuibles el azar.

Aquí : 100 sujetos: 50 con sordera y 50 oyentes. En este hay que decir que un iridiólogo consiguió la tan ansiada P < 0,05 acertando en un 70% de las veces. Hay que contarlo todo, por supuesto. Un golpe de suerte, sin duda, pero muy inferior a los métodos convencionales para detectar la sordera.

En este estudio sobre el diagnóstico del asma con terapias alternativas se puede leer:

“Ninguna de las técnicas diagnósticas alternativas (pruebas electrodérmica, la kinesiología, el test leucocitotóxico, la iridología, el análisis del cabello)   han demostrado ser capaces de distinguir entre sujetos sanos y alérgicos”

En consecuencia, una revisión de la iridiología, ya en 1999, no podía concluir otra cosa: la iridiología no tiene ninguna validez diagnóstica.

mordor

El daño que hacen las terapias alternativas se ve reforzado cuando profesionales sanitarias las secundan o las practican. La mayoría de sanitarios desconocen por completo las terapias alternativas, como dice este estudio sobre el personal de un hospital sueco. Las conclusiones no son en absoluto acertadas, pero lo que sí es cierto es que muchos profesionales le conceden el beneplácito por desconocimiento y las recomiendan a sus pacientes cuando el tratamiento convencional no funciona, otros simplemente las practican. La realidad de los fisioterapeutas es aun más descorazonadora. En bastantes escuelas universitarias de España se imparten asignaturas denominadas “terapias complementarias” o “terapias afines a la fisioterapia”. En la Universidad se aprende que todo suma, todo viene bien, y cuanto más abarques mejor.

Estoy de acuerdo en que se enseñen las terapias alternativas en la Universidad, pero de una manera crítica, puesto que su desconocimiento por parte de los sanitarios también es peligroso, pero de ninguna manera son complementarias ni mucho menos afines a la fisioterapia.

 

Así que. ¿por qué inventar nuevos sabores si todavía no se domina la vainilla?

 

Saludos a Burkina Faso