Seguros privados de salud y Fisioterapia

Esta es mi primera entrada en un blog, y espero que no sea la última. En esto del 2.0 soy de los “pasivos” y tarde o temprano habrá que intentar dar un pasito hacia delante.

El tema que me ha motivado a escribir surge a raíz de esta noticia publicada recientemente en un diario de tirada nacional sobre la decisión que la Compañía de seguros de Salud SANITAS ha tomado de manera unilateral y en virtud de la cual reduce un 16% las, ya de por si bajas, tarifas de los tratamiento de fisioterapia para sus asegurados. Esta noticia ha causado mucho revuelo en las redes sociales, aunque me da la sensación de que la repercusión de la misma se ha centrado en los fisioterapeutas y no ha llegado a los potenciales pacientes, padecientes o usuarios de esos servicios.

Para hacer un posicionamiento inicial, y dado que pocos me conoceréis, dirijo un Centro de Fisioterapia en La Coruña desde hace 12 años. En realidad lo de dirigir implica, fundamentalmente, ejercer la parte que más me gusta, que es la fisioterapia pura y dura, y en el que hasta hace no tanto mis funciones llegabas hasta la de “señor de la limpieza”. Lo que pretendo hacer con estas matizaciones, es aclarar otro debate que se da muy a menudo, que nos engloba a los autónomos en el papel de empresarios como si por el hecho de pertenecer a este régimen de la seguridad social nos convirtiera a todos en Amancio Ortega. Pero ese es otro asunto que podría dar pie a otra entrada (veo que me estoy animando).

A lo que íbamos. En nuestro Centro (somos tres fisios y recientemente hemos incorporado un traumatólogo) trabajamos con algunas compañías de seguros. Y lo hacemos siendo conscientes de lo poco que pagan, y estando en total desacuerdo con las tarifas. Ya sé que puede parecer una incoherencia. En un mundo ideal, tendríamos 8 o 10 pacientes cada día cada uno que pagarían 40 ó 50 euros por sesión, que trataríamos con 45 minutos o 1 hora de forma individualizada, y que nos permitirían casi casi vivir en el Chalet de Pablo el de “#Frágiles / #trospi2” (él cobra 90€, de ahí lo de casi). He visto a muchos compañeros caer por no ser capaces de salirse de esta filosofía. El mundo en el que vivimos dista mucho de ser el ideal, y cuando tienes un negocio, tienes que sacarlo adelante como sea. Si te quedas parado, como en cualquier arte marcial, estás muerto. Pero cuando digo “como sea” no me refiero a que “vale todo”. No podemos olvidar lo que somos.

Nos encontramos entonces con una disyuntiva. Necesitamos captar pacientes, pero no queremos hacerlo con las tarifas tan bajas que nos ofrecen las aseguradoras. Nos mantenemos en nuestra filosofía inicial, por lo que decidimos invertir en publicidad. Una vez que agotamos las vías de contárselo a nuestros amigos y familiares, repartir tarjetas por el barrio, pisos, locales, buzones…, decidimos pasar a la acción. Cualquier formato puede resultar atractivo.

Podemos patrocinar un equipo de futbol, publicar un anuncio en la prensa, contratar un servicio de posicionamiento de nuestra web, crearla si no lo tenemos… Todo ello tiene un coste, y por experiencia, no siempre resulta recuperable. La clínica sigue teniendo horas libres, y los gastos están ahí. Hay meses que a duras penas se consiguen pagar y pocas veces se alcanza lo que consideramos un salario “digno”. Eso sí, trabajamos a gusto. Nos llena esto? Puede que sí. Pero nos llega? Está claro que no.

Con los años, descubres que la frase que te han dicho desde el principio, la de que “la mejor publicidad es el boca a boca” o que “un cliente satisfecho es el mejor embajador de nuestro negocio” es absolutamente cierta, pero desesperantemente lenta. Aunque cada paciente te asegurase otro en su lugar, seguiría sin ser suficiente.

Decides ir a visitar médicos para hablarles de las excelencias de la fisioterapia para que te deriven pacientes, pues son otra buena fuente de la que beber, pero llegan con cuentagotas. Sigue siendo lento. Las horas muertas se hacen eternas, y aunque las llenas leyendo y estudiando, aprendiendo y mejorando, necesitas pagar el alquiler, autónomos, la luz… Las cuentas empiezan a no salir. En muchos casos, afortunadamente, se va avanzando y la gente consigue sacar adelante su negocio, y con él, su familia y sus sueños. FIN.

Pero en otras ocasiones no es así, y muchos compañeros se ven en la desagradable tesitura de tener que cerrar. Excelentes fisios aunque, tal vez, no tan buenos empresarios.

Pero ¿Y si hubiera otra vía? ¿Y si hubiera una forma de intentar seguir luchando por nuestro sueño? ¿Y si hubiera una forma rápida y eficaz de crecer, de llenar la clínica de pacientes, que a su vez nos enviaran más pacientes porque se han ido satisfechos? ¿Y si pudiéramos conseguir eso a base de hacer fisioterapia? Y es así donde encajan las compañías de seguros. Al menos desde mi punto de vista.

Espartanos fisioterapeutas

Las aseguradoras nos ofrecen un volumen importante de pacientes, a cambio de que los atendamos a bajo coste. Soy el primero en reconocer que las tarifas que las compañías pagan a los fisioterapeutas (y al resto de profesionales sanitarios, ojo), son absolutamente ridículas. Por otro lado, en la mayoría de Centros que trabajan con sus asegurados se practica la churriterapia, esa que tantas veces hemos comentado de lamparita, rueda de hombro y a casa. De manera que vamos a poder acceder a un volumen elevado de pacientes, que podrán llenar los huecos que tenemos LIBRES (no olvidemos que esta era la premisa inicial) y son pacientes en general muy descontentos con la fisioterapia que han recibido previamente. Con lo cual, son relativamente fáciles de contentar a poco bien que hagamos las cosas.

Por otro lado, no conozco ningún estudio publicado en el que se demuestre que los usuarios de seguros privados de salud se relacionen únicamente con otros asegurados. Es decir, que pueden tener novios, padres, hermanos, amigos… sin seguro, todos ellos potenciales pacientes. Incluso ellos mismos, muchas veces deciden acudir de forma privada aun teniendo seguro para no tener que esperar a que los vea el médico y les prescriba la fisioterapia.

Además, esos pacientes satisfechos, también le comentarán a su médico que lo están porque han ido a la consulta X. Y en las propias oficinas de la compañía, pronto serán conocedores de en qué Centro/s de hace fisioterapia de verdad, o al menos se intenta, y en qué Centro/s los pacientes resuelven sus problemas, habitualmente en un número menor de sesiones de lo que era habitual.

En definitiva, que no por trabajar con seguros privados uno es un churriterapeuta ni un empresario avaro que solo piensa en el dinero, como se ha insinuado por ahí. Que podemos utilizar a las compañías de seguros como fuente inicial de provisión de pacientes. Y por supuesto, que la marca fisioterapia debe ser siempre nuestro sello, porque al igual que trabajando bien es relativamente fácil labrarse una buena fama, y más si se realiza a un volumen importante de pacientes, trabajar mal implica justamente todo lo contrario.

Espero vuestros comentarios.

The following two tabs change content below.
Manuel Martínez Suárez ha sido fisioterapeuta y director del “Centro de Fisioterapia Marineda” en La Coruña desde 2001. Desde 2013, dirige el “Centro Médico Marineda Salud”, “Marineda Formación” y “Suministros Médico-Quirurgicos Marineda”.

Latest posts by Manuel Martínez Suárez (see all)


33 comentarios en “Seguros privados de salud y Fisioterapia

  1. Hola Manu, soy fisioterapeuta que llevo 20 años trabajando con sociedades sanitarias. Trabajo por cuenta ajena, peleando todos los dÍas con pacientes, rehablitadores y, por supuesto, sociedades( esto le corresponde a mi jefe). En este periodo he aprendido a gestionar el poco tiempo que tenemos por paciene, para conseguir resultados. Los resultados llegan, en 20 años, pocas quejas y mucha gente contenta. Gente que llama a gente, por sociedades o ya por privado. No me considero churriterapeuta y si una fisio con experiencia en patologia quirÚrgica de todo tipo. El problema de las tarifas de las sociedades, es porque está fijado en número de sesiones, lo que se está planteando, desde hace tiempo, es que paguen por lesión o cirugía, y que sea el fisio el que o saque adelantee en 5. 10 o 20 sesiones.

  2. Excelente entrada, Manuel.

    Como autónomo comparto casi al 100% todas las sensaciones que plasmas, en especial que los resultados al trabajo son desesperantemente lentos. Yo opté en un principio por la opción de atender a las compañías, haciendo un buen trabajo (o lo que entonces me parecía un buen trabajo), precisamente por el motivo que tú dices: para atraer pacientes.
    Pero lo hice durante relativamente poco tiempo por dos motivos. El primero, que la zona donde se ubica mi consulta es una zona donde hay una gran cantidad de funcionarios y el número de usuarios de las mismas amenzaba con colapsar la consulta (unipersonal) a poco que creciera en ese sentido.
    Pero ese era un motivo secundario. El principal motivo era una reflexión que fui madurando poco a poco. Y es que, si no nos valoramos como profesión desde el punto de vista económico, y aceptamos esas tarifas, la población en general (no me refiero a nuestros pacientes exclusivamente, que teóricamente quedan contentos) va a tener una percepción que va a hacer que valore poco la profesión, y que siempre todo le parezca “caro” cuando les atendemos. En resumen: si tú te valoras poco monetariamente tu actuación, aunque sea en determinados casos, la gente va a pensar que vale poco. Y como profesión no vamos a crecer (es mi opinión).

    Ahora, además, esgrimo un tercer motivo. Hace pocas fechas estuve en un curso bastante interesante sobre Gestión de Centros. Entre las cosas que aprendí es a calcular el precio que debería tener un producto, antes de estudiar el mercado de tu alrededor, en base a los costes fijos y variables que me supone cada paciente. Como no soy tan optimista como tú, y sé que a 8 pacientes al día no voy a llegar ( ;-) ), hice el cálculo sobre 1200 atenciones anuales (algo más de 100 mensuales, porque trabajo 11 meses). Incluyendo mi salario como fisioterapeuta, los gastos fijos ascendían a alrededor de 25€/atención. Es inviable, económicamente, trabajar con compañías en esta coyuntura.

    Así que, resumiendo, entiendo perfectamente tu reflexión, pero es una situación muy compleja que admite otros puntos de vista, y que debemos resolver lo antes posible por la vía más rápida: mejorar las tarifas que nos pagan.

    • Hola a todos:

      He trabajado 13 años en el ámbito de la fisioterapia “privada” en una empresa alimentada principalmente por compañías de seguros de salud. En todo este tiempo las tarifas, primero se congelaron, luego se redujeron y algunas han llegando a un pago per cápita que “permite” prácticas en la que lo que menos se tiene en cuenta son los intereses de los pacientes.
      Por contra, en una pequeña población cercana ( sólo 3 centros de fisioterapia) no tragaron por ahí y dejaron de atender a los pacientes de esa compañía. Como en el pueblo no hay otro centro concertado, el paciente paga los servicios al centro (20€ sesión) y luego la compañía (Asisa) se los reintegra; quizás esta pueda ser una linea de presión en localidades de pequeño a mediano tamaño.

      Quería subrayar el comentarío de FisoSantacruz, resaltando que es necesario calcular el coste de nuestro servicio, de nuestra hora de trabajo; cualquier empresa debe conocer sus costes y sus márgenes. Y otro elemento importante, que muchas veces se pasa por alto, es que independientemente de lo mísera que son las tarifas, no se contempla la revalorización del IPC, lo que nos deja a expensas de “mejorarlas” cuando la compañía de seguro lo tiene a bien.

      Saludos

  3. Enhorabuena por la entrada, hace reflexionar un poco, que no viene mal.

    He trabajado año y medio en una clínica con la misma filosofía, aunque se trabajaba sólo con una compañía que era la que pagaba un poco mejor por aquel entonces. Yo desde luego trabajaba feliz, porque hacíamos fisio, con TODOS igual, daba igual quién pagase. Siempre me ha parecido un infierno lo de intentar sacar pasta con los seguros porque es cuando acabas siendo un churriterapeuta. Y eso no me lo permite mi religión. Me parece imposible con esa filosofía mantener un negocio a flote, salvo X cadena de clínicas que fijatetú, no sé cómo se lo monta pero parece que le va bien. Lo único bueno es que nos manda al resto un montón de gente rebotada…

    Aplaudo tu manera de pensar, porque se trabaja más feliz. Pero también creo que hay que tensar un poco las relaciones con las aseguradoras, que se suben a la parra.

    (Visto desde el punto de vista de una curranta por cuenta ajena)

  4. No puedo estar más de acuerdo contigo. En mi caso dirijo dos consultas, una de seguros y otra de pacientes privados, y es completamente cierto que la primera es una cantera de pacientes para la segunda. Y podemos presumir que somos la consulta de mi ciudad que más tiempo dedica a los pacientes de seguros médicos. Es una publicidad muy lenta y que requiere mucha dedicación, pero a la vez es muy efectiva. No soy un gran empresario por desgracia, pero conseguimos subsistir, y llevamos la marca Fisioterapia con mucho orgullo hacia delante.
    También creo que es muy fácil criticar al que está en la privada mientras se tiene un sueldo fijo todos los meses, y olvidando que, los autónomos cobramos lo que trabajamos, ni más ni menos.
    Un saludo y ánimo para la próxima entrada sea pronto

  5. Bueno. Esto da para mucho, como le comentaba a Manuel por Twitter. No descarto extenderme más adelante en alguna entrada más completa.

    Pero por resumir.

    Desde el punto de vista de “salvar el negocio”, a Manuel no le falta razón. Pero es algo excepcional. De no ser por la coyuntura económica actual, NADIE, repito NADIE estaría defendiendo este modelo de gestión. Ahora es un clavo ardiendo para muchos, pero eso no lo hace menos malo. Que quede claro.

    Segundo. Siempre he encontrado un problema ético grave lo que @aroterapia comentaba más arriba. “Captar” pacientes tuyos para otra clínica me parece fatal. Me explico: nunca aceptaría tratar por privado a nadie que, a la vez, es paciente mío (sea de mutua laboral o de salud). Por eso, mi cartera de clientes tras años en una mutua no es enorme: si alguien me quiere buscar en el futuro, estupendo, pero lo clásico de “por las tardes te trato en mi clínica”, por muy buena intención que se ponga, es éticamente reprobable y, no lo neguemos, muchos viven gracias a eso (no personalizo en nadie, ojo).

    Tercero, y creo que deberíamos pensar en esto unos minutos. Si yo mañana abro mi clínica y pongo unas tarifas POR SESIÓN de 5 a 10€, al día siguiente tengo una demanda por competencia desleal encima de la mesa. Que es exactamente lo mismo que se hace cuando se cobra a alguien esa tarifa, lo que pasa es que “no se ve” porque en lugar del señor García, paga el señor Sanitas. Pero es lo mismo. Horas de tratamiento por debajo del precio de mercado, y a veces por debajo del precio de coste.

    Creo que, independientemente de la situación económica de cada local/centro, deberíamos pensar algo: llegamos aquí porque nuestros “padres” dentro de la profesión nos dejaron este modelo y estas tarifas. Ahora nosotros buscamos una “excusa” para justificar el hecho de mantenerlo vigente, y quedarnos más tranquilos. Mañana, veremos lo que les explicamos a los fisioterapeutas españoles que ahora tienen 20 años y dentro de 10 estarán cobrando miseria y compañía de las mismas aseguradoras. Id pensando alguna excusa. Una buena.

    No obstante, el enfoque de Manuel tiene su punto: convertir algo “malo” en un punto fuerte de tu negocio. Y eso es de alabar ;)

    Disculpad el rollo, y gracias Manu por escribir.

    • Carlos, quizás me haya expresado mal o no me has entendido bien. NO CAPTO PACIENTES de una consulta para otra. No me dedico a tratar por ambas clínicas al mismo paciente. Mi ética en ese sentido está intacta. Lo que he querido decir es que, por supuesto, es imposible tratar por igual a ambos tipos de pacientes, y hay pacientes que cuando acaban su tratamiento piden algo más. Yo sólo les explico lo que hago en la otra consulta, NO VENDO NADA ni quiero.
      Un saludo, y espero haberme explicado mejor.

      • Hola @Aroterapia de nuevo. Ahora se entiende perfectamente. No quería decir que hicieses algo mal, me gustaría que quedara claro.

        Ahora bien. Si yo tengo un paciente con un problema y lo atiendo por mutua (laboral o de salud), ese problema, de principio a fin, será tratado de la misma manera, ya que trabajo igual en la mutua que si trabajara en mi casa, y jamás le daré la opción de verlo, insisto, por el mismo proceso, en otro lugar. Me da igual si “busca algo más” como tú dices. Si su problema es mi responsabilidad, lo es de cabo a rabo y hasta el alta. De ahí en adelante, la medicina privada es de uso discrecional y particular.

        No sé si me he explicado o lo acabo de liar más aun.

        • Buenas Carlos,

          Creo que pensamos parecido, pero la diferencia pienso que está en que básicamente yo informo al paciente de que existen otras formas se tratamiento que son más efectivas pero que desgraciadamente su compañía no cubre, o que directamente yo no estoy dispuesto a ofrecer por lo que pagan las compañías. Tengo que aclarar que ambas consultas son mías, con lo que no estoy quitando pacientes a nadie.
          Sinceramente creo que, ya que el sistema es una mierda, con perdón de la palabra, el primero que debe saberlo es el paciente, para que pueda elegir lo que quiere. No es todo cuestión de ética sino de información.

          Por suerte parece que tú sí tienes tiempo para dedicar a tus pacientes de mutua, y ojalá yo también pudiera hacerlo así, pero de momento sólo queda esperar y luchar para mejorar nuestras condiciones y con ello, la calidad asistencial a los asegurados.

          Un saludo, y un placer ;-)

  6. La verdad es que tienes toda la razón en lo que dices, y por supuesto por delante de todo esté que hay que ganarse el pan de nuestros hijos y eso por si solo justifica todo lo demás, pero…

    … tanto quejarnos de las tarifas que ofrecen las compañías ya empieza a oler un poco a chamusquina, ya que somos los fisioterapeutas-empresarios, los que hemos permitido durante mucho tiempo la bazofia de las compañías y mientras nos ha ido bien no hemos dicho ni pío, y es ahora cuando la cosa está muy mal y las compañías omnicapitalistas aprietan cuando nos acordamos de que nos estamos prostituyendo y damos una calidad profesional muy mala, quejándonos después de que si no se nos considera, que si no se nos conoce, bla, bla, bla…

    Un colectivo desunido, sin compromiso común, quejándonos de lo que nos ofrecen las compañías y sin mirar hacia dentro para ver que podemos hacer para cambiar este sistema podrido.

    Perdon por la violencia de mis palabras, que no reflejan mas que mi desilusión por ver como está nuestra profesión gracias a nosotros mismos.

    Un saludo

  7. Gran entrada Manuel:
    Como dice Carlos es un tema poco ético el usar un “cebo” para engordar la cartera de pacientes de cualquier clínica, pero si se hace en base a trabajo de fisioterapia puro y duro y se quiere perder dinero, literalmente, o en este caso seria mas una inversión, pero la linea roja esta demasiado difusa.

    Las cuantías que pagan las aseguradoras a sus centros son denunciables y muchos estamentos deberían denunciar de manera publica las risiones por las que hacen trabajar a profesionales cualificados, ya que segun que precios son equiparables al de personal no cualificado moviendo cajas de un sitio a otro, con todo el respeto a las personas que lo hacen a diario, pero no nos olvidemos que trabajamos con personas, son nuestro fin y el por que somos lo que somos en muchos casos.

    Como ya comente en su momento la FISIOTERAPIA a 8 euros la hora, no me salen las cuentas por mas vueltas que le doy, ya me gustaría que nuestra profesión fuese tan digna como se manifiesta en la serie de la tele y todos pudiésemos cobrar 90€ por sesión, no pido tanto, pero algo digno si, que permita vivir con un poco de dignidad y ademas reciclarse, que nuestra profesión es cara, hay que acudir periódicamente a cursos, comprarse libros y aunque parezca una mala costumbre también nos gusta descansar.

    Perdón por la parrafada, que casi me da para otro post, jejeje.

  8. Hola a todos

    Antes de nada quisiera dar las gracias a FSR por las facilidades para publicar esta entrada, que por otro lado sería la única manera de que os pudiera hacer llegar mi opinión. Y también agradecer a todos los que habeis dedicado un ratito a leerla y a comentar.

    Sé que es un tema complejo, que como dice Carlos da para, no ya una entrada, sino probablemente un libro, en el que habría un capítulo dedicado a historia de la fisioterapia pura y dura, o la “herencia” que comentas. Alguien me contó una vez que en los orígenes de los centros concertados con aseguradoras, los paceientes tenían acceso directo a la fisioterapia, y que nuestros “padres” literalmente se dedicaron a pasar la tarjeta como diría el gran Buzzlightyear “hasta el infinito y más allá”, pues a nadie le tendrían que rendir cuentas del número de sesiones que dedicaban a cada paciente. Ese, repito, al parecer, es el origen de la necesidad de que un médico, con el apellido que queramos, tenga que prescribir el número de sesiones y revisar al paciente cada vez que se acabe el volante. Es decir, “vigilar” que el fisio no se pase. Me parece lamentable aquella actitud si es cierta. Y también me lo parece esa necesidad de supervisión.

    También alguien me contó que parte del problema de las tarifas de las aseguradoras son que muchas de ellas, en concreto las que tienen tarifas más bajas, se encargan de gestionar los colectivos de funcionarios, aquellos que no tienen Seguridad Social, y que las facilidades para acceder a los especialistas, fisioterapeutas, etc. de este grupo de asegurados tan especial, hace que sean un colectivo, y cito textualmente “muy demandante de servicios”.

    Al final, es esta historia, todo el mundo tiene su excusa. Unos para pagar poco, otros para trabajar a bajo precio, y otros para usar unos servicios “porque los estoy pagando”.

    Yo no se, Carlos, si la demanda por competencia desleal que te pondrían, podría tener eficacia, pues si no me equivoco, ese es el problema que hay para que los Colegios Profesionales no puedan hacer nada contra las tarifas. Al parecer hay libertad de precios. Corrígeme si me equivoco. Por supuesto que soy el primero que quiere que las tarifas de las aseguradoras suban, pero no olvidemos que hay más grupos de fisios que trabajan a bajo precio por sesión. Si los de mutua, o los de la Seguridad Social ven 20 ó 30 ó incluso 40 pacientes al día, el precio por paciente sale similar. Y a nadie se le ocurre decir que eso sea indigno para la profesión como se hace con los fisios que trabajamos con seguros. Quiero decir con esto que hay que cambiar el sistema, y probablemente la solución sea la que comentaba Montserrat, es decir, precio cerrado por patología como ya se hace en otros paises. Y en otros colectivos. Los traumatólogos cobran diferente según la intervención que realicen.

    En cuanto al comentario de Javi, te matizo una cosa. Los pacientes no saben cuánto nos pagan las compañías. De hecho, cuando adquieres confianza con alguno y te lo pregunta, al oir la respuesta no se lo quieren creer. Y entonces en cierto modo, son ellos mismos los que justifican a los churriterapeutas.

    Después de todo este rollo, no quiero que parezca que justifico las tarifas de los seguros porque no es así. Pero en muchos casos, los tratamientos que se ofrecen no valen más de esos 5 € que se perciben. Cómo luchar contra esto? Con calidad. Dando buena atención. Convenciendo a las compañías, a los médicos, a los pacientes,a la sociedad que somos necesarios en la rueda asistencial. Que solucionamos problemas. Que mejoramos la calidad de vida de nuestros pacientes. Y que somos baratos. Que la fisioterapia puede, por ejemplo, evitar cirugías. Haciéndonos un hueco, ese que siempre hemos demandado. Y solamente así estaremos en condiciones de reclamar lo que nos merecemos.

  9. Muy buena entrada Manuel, da para pensar en la situación de la fisioterapia con los seguros de salud. Dentro de mi experiencia he trabajado en mutuas laborales y en centros concertados con seguros de salud y por ello entiendo casi al 100% tu punto de vista.

    Actualmente soy autónomo, cansado de ir para un lado y para otro y también en busca de nuevos retos. Mi caso es particular, aunque no único, pues, en “mi zona” no tengo posibilidad de concertar con ningún seguro de salud (adiós al empuje inicial de las aseguradoras). La totalidad de mis pacientes son privados, una modalidad de fisioterapia a la que no están acostumbrados. No es difícil imaginarse como está el panorama y ya no hablemos de la crisis.

    Volviendo al tema de las aseguradoras, espero que se llegue a un pacto de tarifas que haga digna nuestra profesión, aunque lo veo muy negro por qué ellas no darán su brazo a torcer fácilmente. En mi opinión, el éxito pasa por la unión de todos los fisioterapeutas a nivel nacional, por qué el problema de esto es que aunque yo no me venda por menos de 20-25 €/sesión, seguro que al de al lado lo hace por 15 €/sesión. Nos traicionamos los unos a los otros y al final todos acabamos perdiendo.

    Disculpas por el tochopost.

    ¡Un saludo!

  10. Enhorabuena por la entrada.
    lo primero pedir perdón, porque estoy escribiendo con el.movil y se me cuelan puntos todo el rato.
    Yo también soy autónoma y no trabajo con seguros. Desde el primer momento me.negué a coger este tipo de contratos, por todas las razones antes mencionadas por vosotroas.
    Tal vez la solución a este problema sea poner se “agresivos”. me refiero a llevar esto un poquito mas allá del blog. Tal vez va siendo hora de hacer un video reinvindicativo
    , señalando vien claro lo que pagan por sesión. recoger firmas, colocar pancartas…. vamos…acciones firmes.

  11. No soy ningún tipo de rebelde, revolucionaria…vamos la prudencia me gust y creo que es importante serlo. Pero creo que ya vale de lloriquear por los rincones y decir las cosas claras al resto del mundo.
    por el momento veo imposible que la gente no coja este tipo de contratos. Entiendo las necesidades y siempre habrá alguien que los coja. pero se pueden conseguie otras cosas. La presión que la.sociedad puede hacer a través de las redes sociales puede llegar a ser enorme y hay que aprovecharlo.
    un saludo.

  12. Hola compañeros!

    Lo primero felicitar a Manu por el post. Te felicito por la capacidad para buscar una solución tan positiva a un problema tan complejo y negativo para la fisioterapia.
    Tenéis mucha razón cuando decís que este es un problema complejo, porque todos necesitamos ganarnos el pan y además, cuando ves que el negocio por el que tanto has luchado se cae por una realidad socioeconómica desfavorable, cualquier tabla de salvación puede parecer atractiva.
    Como ya te dije en Twitter, creo que al final has caído en el mismo problema del que hablabas al principio del post, el mundo ideal. Aplicando la solución que propones, el paciente comentará con su familiar…. Y este al ver que el coste de hacer este tratamiento privado es prácticamente la mitad de lo que le costaría un mes de mutua (por hacer una aproximación), probablemente lo que hará es hacerse socio. De esta manera la aseguradora, que es una empresa privada (como tú y como yo) y que quiere ganar dinero, no querrá subir el precio por sesión y además habrá aumentado su poder de “extorsión” (perdón por la palabra) ya que habrá aumentado el número de posibles pacientes para tú consulta. Esta es una realidad que a mi me parece más posible, aunque hay otras.
    Lo que si está claro es que tenemos una serie de tratamientos de baja calidad a bajo precio (incluso por debajo de coste) y que están haciendo un flaco favor a la marca Fisioterapia. Para mi solo hay una solución y es la más complicada de conseguir:
    Todo nuestro colectivo unido, debe hacer valer ante las compañías el hecho de ser la 2ª profesión sanitaria más valorada y demandada, y no permitir que las compañías puedan ofrecer en su cartera de servicios fisioterapia si no se sientan a negociar precios dignos y sostenibles. Llegados a este punto solo nos queda la confrontación total, pero nuestro problema es que no estaremos tan unidos como las compañías, ellas tienen claro que no quieren pagar más y que encontrarán quien haga el servicio.
    Si no como dice Carlos, solo nos queda ir buscando una buena excusa.
    Gracias y perdón por la vehemencia!
    Saludos!

  13. Felicidades por el mensaje, donde me veo retratado en un 98%. Y casi todo lo que pudiera aportar ya ha sido dicho en varios de los comentarios.

    Es un alivio no sentirse tan solo en este maremagnum.

    Quizás añadiría una cosa, a modo de puntualización, sobre lo de usar los pacientes de seguros a modo de “cantera” de pacientes privados. Yo también he aprendido a hacerlo, y para mí ha sido un logro significativo teniendo en cuenta que los seguros nos derivan pacientes para tratamiento sintomático, generalmente por patología aguda. No estamos autorizados a tratar otra cosa. Aun así, en nuestro quehacer diario es muy frecuente detectar patología crónica subyacente que es determinante en cuanto a la evolución. V.g: una tendinitis recidivante de codo que vuelve una y otra vez, y que evidentemente no va a mejorar hasta que se trate la columna vertebral. Hemos conseguido que estos pacientes, una vez acabado el tratamiento sintomático por el seguro, acudan por su cuenta a la consulta para realizar tratamientos más globales. Para mí esto no tiene nada que ver con el “por la mañana te trato el codo mal en la mutua, y por la tarde te lo trato bien en la consulta privada”.

    En cualquier caso no perdemos de vista el objetivo final, que es conseguir una masa crítica de pacientes privados que nos permita dejar de trabajar con estos seguros. Cosa que esperamos conseguir a corto plazo (¡pero tras 17 años!).

  14. Hola a todos, antes de enrollarme, darle las gracias a Manu, por su entrada.

    Si me dejais os voy a contar una historia;
    Por suerte o por desgracia (creo que suerte), mi madre es fisioterapeuta, de las de la primera hornada, eran tiempos en los que primero estudiabas enfermería, y luego te hacias fisio.
    Como aquellos fisios de primer orden, trabajaba en la SS. Luego con el tiempo abrió una clínica de Fisioterapia, que empezó a trabajar con compañias de salud, Sanitas, Adeslas (esta es potente, en el Galicía), en fín, con casi todas. Estoy hablando de los 90, ya sabeis Olimpiadas, Levi´s, hombreras, un horror todo, lo mejor, era que esas compañias pagaban, atentos, entre 1500 y 2000 pesetas por sesión, os recuerdo que los billetes de 5000 eran rara avis. La fisioterapia que se aplicaba, era lo que en aquella época se podía llamar Fisioterapia de Calidad, tratamientos personalizados, quizás dependientes de aparatología que estaba en auge, no porque supusiera un entretenimiento para el paciente, sino porque eran un avance, mucha cinesiterapia, ejercicios, etc.
    Todo se vino al carajo cuando los seguros privados decidieron que tenian que ganar más dinero, y cómo lo hicieron? fácil, se pusieron en contacto con los fisios, por separado, y les propusieron, por sus narices, rebajar lo que hasta el momento estaban pagando. En aquel momento los fisios se reunieron y decidieron hacer frente común contra esos recortes que prometian ser abusivos (de echo, años depués estamos hablando de ellos, no?) Se decidió que nadie, sucumbiría (imagen de los 300, gritando alguna frase alentadora), pero ups, uno en la soledad de su casa, pensó; hostia si yo acepto, yo me llevo todo el pastel, aunque para ello me baje los pantalones un poco.
    Y….tachán! el resto de la historia ya la conoceis; precios abusibos, rebajas por mis coj–es, bajada de calidad asistencial, un sistema que el fisio no puede sostener, en fin.

    Ahora os preguntareis a que ha venido toda esta batallita, pués bien, viene, porque aunque la actitud de Manu, sea del todo loable, está perfecto ver el lado positivo de las cosas, aún así creo que ese modelo de negocio, de trabajo, es y como siga así, será, una de las cosas que más mella nuestra profesión y nuestra profesionalidad, y pertenecer a ese sistema que abusa de los fisioterapeutas, que se aprovecha de las pequeñas crisis que cada uno está viviendo, que a fin de cuentas no r-e-s-p-e-t-a nuestra profesión, un sistema al qué el paciente se la suda bastante, pues es #MAL muy #MAL

    *además, estoy en desacuerdo con la idea de que si te empeñas en sacar adelante un negocio de Fisioterapia, siendo honesto contigo mismo, y para ello tienes que renunciar a ese otro modelo de negocio, de múltiplos de 5, y te vá mal y cierras, pues, Señoras y Señores no p-a-s-a nada así son las cosas.

    Un saludo a todas y todos, y disculpad el rollo!!!

  15. Hola Manu,

    Soy fisioterapeuta autónoma desde hace 10 años y los últimos 6 en consulta propia. Desde el principio he tenido clarísimo que no quería vincularme a ninguna aseguradora privada, porque por muy bien que lo hubiera querido hacer, nunca hubiera podido trabajar como a mí me gusta. Yo cojo un paciente a la hora y el 75% de mi trabajo consiste en terapias manuales. Cobrando las miserias que pagan, sólo hubiera conseguido frustrarme. En mi caso particular, he conseguido hacerme mi propia cartera de clientes, y sí, alguna hora libre me queda, pero te puedo garantizar que no son muchas.
    Por otro lado, considero que no se pueden tirar los precios de nuestro trabajo pero por otro, me parece que si nuestra profesión es digna, debería de ser asequible para todo el mundo y nunca llegar a precios prohibitivos (90 euros???!!! no sólo se da en la ficción por desgracia), es mi humilde opinión. Pienso que lo que hago es bueno y no quiero que sea limitante según ingresos y no por ello soy una ONG.
    Con paciencia y queriendo hacer las cosas bien, los resultados vienen y se vive más que dignamente, qué le vamos a hacer, sacrifico ese sentido práctico-empresarial por uno más romántico-idealista.
    De cualquier manera, mientras consigamos mantener viva la vocación y el respeto por nuestra profesión, siempre se irán encontrando soluciones, aunque los tiempos no sean los mejores.

    Un saludo a tod@s!

  16. Que gran entrada Manuel, enhorabuena, y que tema más interesante para poder debatir.

    Muchas de las cosas que pienso ya se han dicho, pero bueno, siempre se puede añadir algo más, porque es un tema que siempre me ha frustrado mucho desde que soy fisioterapeuta. Yo también soy autónoma, trabajé los primeros 6 meses de mi vida laboral en una clínica de este tipo, y decidí que yo no había estudiado fisioterapia para eso y que no quería trabajar de esa forma, porque me parecía estar engañando a los pacientes, no haciendo lo que de verdad hay que hacer para solucionar problemas, así que desde entonces soy autónoma.

    Creo, que como habeis dicho, la situación que tenemos respecto a las mutuas, es la gran herencia que nos han dejado nuestros antepasados de profesión, pero también pienso que antes la fisioterapia en España era una disciplina que nadie muy bien sabía en qué consistía, ni lo que era, es más, ni la gente sabía decir bien “fisioterapeuta”, (bueno, todavía hay gente hoy que no sabe decirlo bien, jajajaja). Digo esto, porque quizá, en los inicios de la fisioterapia y de las negociaciones con las mutuas, quizá no teníamos tanto con lo que poner nuestras cartas encima de la mesa para poder negociar algo más digno (no lo sé, es por buscar una explicación).
    Pero pensad ahora en la situación actual. La fisioterapia es algo que hemos demostrado que funciona, la gente ya conoce, valora y demanda, y creo que es una disciplina de la que las aseguradoras no se pueden permitir prescindir, porque se les iría mucha gente, hay mucha gente con seguros de salud privados para usar la fisioterapia. Es decir, a día de hoy lo que yo veo es que son las aseguradoras las que nos necesitan a nosotros para atraer clientes, y no tanto nosotros a ellas (o al menos no tanto como antes).
    Digo esto, porque como decía @fisiohermes y alguno más, si de verdad hubiese una unión de nuestro colectivo (aunque supongo que eso es lo más difícil) se podrían conseguir muchas más cosas de las que tenemos, nos tenemos demasiado infravalorados, y creo que la situación ha cambiado bastante respecto a hace unos cuantos años. Ahora somos necesarios (siempre lo hemos sido, pero creo que ha gente ahora empieza realmente a verlo así).

    Y no me enrollo más, era solo para hacer reflexionar un poco más. De nuevo, enhorabuena Manuel.

  17. Desde luego esta entrada es bastante interesante, y pocos somos los que hemos comentado para la cantidad de opiniones que se podrían dar sobre este tema.
    Antes que nada, enhorabuena a Manuel por compartir su opinión y experiencia con todos nosotros y así poder conocer las impresiones de compañeros que estamos en la misma situación y tenemos para compartir alguna que otra experiencia también.
    Yo trabajo en una clinica en la que tratamos a pacientes con seguros de salud y privados, todo a la vez. No hacemos distinciones entre pacientes, nunca las hemos hecho, allá por el año 1999 que empezamos mi jefe y yo y ahora somos una plantilla de cuatro fisioterapeutas y el. Creo que el “truco”, por decirlo de algún modo, es tratar con la mayor calidad posible siempre que sea posible. Combinar los tratamientos de forma que puedas tener un tiempo decente para cada paciente, se trata de organizarse ni más ni menos, saber con los medios que cuentas y adaptarlos a tu planning de pacientes diario.
    Así parece que nos va bien desde hace 14 años. Espero que siga así. También he de decir que con Sanitas no estamos concertados, pero si que tenemos pacientes de 8 euros sesión, y aunque hemos pasado momentos malos, por ahora seguimos trabajando y cobrando todos los meses.
    Un saludo!

  18. Hola de nuevo, y una vez más, muchas gracias por leer y comentar la entrada. Voy a responder con un solo comentario aunque intentaré incluir a todos.

    Insisto una vez más en que estoy de acuerdo con todos vosotros en que las tarifas de fisioterapia son extremadamente bajas, incluso indignas y si me apuráis, podríamos hasta dudar de su legalidad.

    Respondiendo a Joaquín, no creo que la gente se haga un seguro de salud pensando que pueda necesitar un tratamiento de fisioterapia en un momento determinado, pues por muy caro que este sea, va a ser más barato de manera privada y puntual que hacerse el seguro durante el tiempo suficiente para poder utilizarlo. Recuerda que la mayor parte de las pólizas tienen un periodo de carencia para la fisioterapia de 6 meses y no acostumbran a incluir patología previa (aunque esto no se pueda demostrar siempre). La gente se hace los seguros privados, según mi experiencia por dos especialidades en concreto. La ginecología, especialmente en los embarazos, y la pediatría, especialmente en los primeros años de vida de los peques. Por eso los ginecólogos y los pediatras tienen muchísima fuerza a la hora de ejercer presión a las compañías. “Si mi ginecólogo se va del cuadro, yo me cambio de seguro”. Para conseguir esto, los fisioterapeutas tenemos que hacernos imprescindibles, que los pacientes empiecen a decir lo mismo.

    En cuanto al comentario de @rtgfisio, te felicito de corazón por haber logrado crecer sin recurrir a los seguros. Esa faceta también la incluía en el post inicial, pero sabes tanto como yo, que a muchos compañeros no les ha ido tan bien, y seguramente sean tan buenos fisios como tú y muchísimo mejores que yo. Pero a veces confluyen muchas circunstancias que obligan a ello. Y aunque Jorge diga que “si hay que cerrar, se cierra, y no pasa nada” no puedo estar más en desacuerdo. Si cierras, claro que pasa algo. Pierdes tu sustento, no solo tu sueño y aquello a lo que has dedicado la mayor parte de tu tiempo.

    Dice @missfisio que con el cambio que se ha dado en los últimos años en la fisioterapia en España, y que se sigue dando en cuanto a calidad y ciencia, ahora no solo somos necesarios sino que además, la ciencia así lo dice. Demostrémoslo. Y no puedo estar más de acuerdo en ello. Pero ¿cómo lo demostramos? ¿Preparamos un dossier con toda la evidencia y la mandamos a las compañías? ¿O hacemos fisioterapia?

    Continuando con esto mismo, y en relación con el comentario de @Jorge_ze, al hilo de la historia real que nos cuentas, te voy a contar a ti y a todos otra historia, esta vez imaginaria. Supongamos que mañana, por el motivo que sea, se logra que las compañías nos pagan lo que valemos. Un precio razonable y justo. Y además digno. Y respetable. ¿Qué creéis que sucedería? ¿Que de la noche a la mañana, los Centros de churriterapia incrementarían la calidad de sus tratamientos? ¿Aumentarían el tiempo de dedicación por paciente? ¿Reinvertirían parte de los beneficios en formación para sus fisios? Yo pienso que no. Sinceramente, creo que se dedicaría a seguir igual, salvo que necesitarían más tiempo para contar billetes. Y abrirían nuevas churrerías. Y así hasta el fin de los días.

    Por eso pienso que la solución es a la inversa. Vamos a ganarnos el derecho a exigir. Demostremos lo que valemos. Si podemos solucionar un problema en 4 sesiones no utilicemos 40. Seamos eficientes. Y después, vayamos a negociar. Cambiemos el sistema. Pero hagámoslo desde dentro, desde la calidad. ¿O tal vez esto sea solo un sueño?

    Un saludo

    • Buenas.

      Solo decir que no puedo estar mas de acuerdo con Manu en cuanto a que dudo mucho que los centros de churriterapia aumentaran su calidad asistencial si comenzaran a pagarnos tarifas dignas, porque no olvidemos que los que nos movemos en la fisioterapia 2.0 somos minoría, y que hay muchos fisioterapeutas que se están enriqueciendo a base de bien con este sistema, y no les interesa el cambio.

      Lo he dicho muchas veces, incluso en mi blog, y creo que ese es el principal escollo que tenemos para mejorar esta situación: hay a quien el sistema le interesa, y las mutuas lo saben.

      Un saludo.

    • Manu, ese planteamiento que haces creo que no es correcto. Suena a; como nada va a cambiar, me quedo igual. Creo que si a ti te pagaran mejor, no te quedarias igual, simplemente pagarran tu trabajo si devaluar este y poniendo en la balanza tu profesionalidad, experiencia, etc.
      Muchos hablais de las grandes clínicas de churriterapia, estoy de acuerdo, pero déjame que diga, que a veces me da la sensación, de que muchos fisioterapeutas pequeños también viven muy cómodamente en ese modelo de trabajo.

  19. Creo que le deberian hacer es cobrar por resultados, los que de verdad curan ganarian mas y los que no el mercado los extinguiria

  20. Hola a todos!

    Soy muy nueva en estos temas, pre-nueva, porque aunque alrededor de mis 30 comence a estudiar esta carrera hace pocos anyos.

    Yo aun lo tengo mas complicado porque me meti en vez de a fisio a “Sports Therapy” en una universidad de Reino Unido, poco sabia yo de lo que esto conllevaba, aunque tb tiene algunas ventajas ( o eso me han vendido).
    Mi objetivo es o hacerme un master en fisio o convalidar y sacarme la carrera de fisio en Espanya, porque con “Sports Therapy” no puedo trabajar para sanidad publica, y no creo que las aseguradoras espanyolas aceptasen esta titulacion. Por favor, si alguien tiene mas informacion o me equivoco en algo no dudeis en hacermelo saber.

    El caso es que a traves de un projecto de negocios que se nos ha encargado hacer he comenzado a investigar sobre las oportunidades de trabajo privado que los fisios tienen en Espanya. Y tras leer este post estoy confusa. Porque obviamente no tengo ni idea.

    Vamos a ver, estas son mis dudas:

    un fisio que se pone una clinica privada tiene que estar ligado a una aseguradora privada si o si?
    Y entonces…ellos cobran no por parte del paciente sino por lo que cobra la aseguradora? Y ademas….se reciben solo pacientes de la aseguradora cin quien se esta vinculado?

    Permitidme otras 2 preguntas, porque no consigo encontrar esta info en ningun lado mas que en blogs:
    uno se puede poner un centro sin aseguradora? Y cuales son las implicaciones que esto conlleva….es que estoy flipando un poco…si tienes aseguradora tienes un tiempo limite para atender a pacientes??? Y eso que pagan…

    Ya se que parece que me he caido de un guindo pero es que entre ni siquiera haber entrado en la profesion y encima vivir en UK no se como funciona todo esto en Espanya…me podriais echar un cable?

    Gracias.

  21. Hola,

    Ya me he enterado un poco mas de como funcionan las aseguradoras… y la verdad es que no tenia ni idea de lo POCO que pagaban, menos que lo que cobra una camarera! Y no se si mucha gente en realidad lo sabe.

    Como todos deciais y que comparten companeros en otros foros, blogs y noticias es inaceptable y asi no se puede ejercer bien esta profesion.

    Asi que me alegro de que difundais este tema y animeis a la gente a negarse a estar en estas condiciones, y a hacer pinya. Aunque esto es dificil.

    Sigue sin quedarme claro como funcionan estos sistemas de contrato…pero supongo que ya me enterare.

    Desdeluego es un hecho que el “empresario” se arriesga al no estar con mutua porque a la gente le sale mas barato, pero es una pena porque el servicio que reciben no parece ser ni mucho menos de calidad, y no porque el fisio asi lo quiera…lo cual es aun peor! Querer hacerlo bien y no poder.

    Mi opinion despues de haber visto lo visto es que las aseguradoras mejor de lejos….pero la verdad, es un tema complicado, y estoy de acuerdo en que si los profesionales no se unen para hacerles frente la situacion no cambiara :S

    • Hola Oiane

      Soy Manuel, el autor de esta entrada. Intentaré aclarar las dudas que tengas y si te surge alguna otra no dudes en “disparar”.

      En primer lugar, para poder ejercer de forma legal la fisioterapia en España, la única forma que tienes es es ser fisioterapeuta, es decir, estar en posesión del título de Diplomado/Graduado en FIsioterapia, o bien tener la convalidación de un título similar obtenido en el extranjero. Esto, que parece una obviedad, viene a cuento por la cantidad de intrusismo profesional que existe en nuestro sector en España, donde muchos sin la titulación adecuada se animan a abrir Centros Clínicos. Por supuesto no pueden acceder a los permisos oficiales Sanitarios imprescindibles para ejercer, ni acceder a ningun contrato publico o privado que así lo exija. Pero nadie, y esto es lo más triste, les impide abrir una clínica y ver pacientes.
      Desconozco si el título que tú posees te permite convalidación directa en Españao por el contrario tendrías que hacer la carrera de nuevo.

      En cuanto al tema de las clínicas privadas, uno es TOTALMENTE libre de trabajar sin aseguradoras, es decir, atender unicamente a pacientes privados a los que se les cobra la tarifa que uno haya decidido. Es importante destacar que en estos casos, los pacientes pueden acceder directamente a fisioterapia sin necesidad de ser derivados por un médico.

      En cuanto a las compañías aseguradoras, uno puede ofrecerles su clínica para atender a los asegurados de estas compañías, firmar un contrato con ellos, a partir de lo cual podrá empezar a tratarlos. En este caso, estos pacientes vendrán SIEMPRE derivados por un médico especialista y los asegurados no pagan nada. Ellos pagan mensualmente a la compañía y luego según su póliza, tienen acceso gratuito a una serie de servicios entre los que habitualmente, se incluye la fisioterapia. Quien paga esas sesiones, es la compañía aseguradora, a un precio previamente pactado con ellos y que es entre ridículo y bajo. A partir de ahí, la decisión de cada uno, como intentaba explicar en el post y en los comenarios sucesivos, de aceptarlo o no, y en qué condiciones.
      Espero haberte aclarado tus dudas y una vez más, me pongo a tu disposición para lo que necesites.

      Un saludo y gracias por comentar

      Manu

  22. Hola, soy una fisioterapeuta de las nuevas generaciones. Como dice Carlos, los que vamos a pagar el pato.

    Estuve trabajando en una clínica donde la mayoría de pacientes eran asegurados de salud, tráfico y mutuas laborales. Que os voy a contar yo que no sepais: Sesiones de 10min y electroterapia + ejercicios hasta hacer la hora. No estuve mucho tiempo porque como está el pais, ya bastante dificil es encontrar trabajo, como para que lo que encuentres sea de larga duración.

    Yo toda ilusionada con mi carrera recién acabada, me llevé un chasco al ver que allí no hacia falta reciclarse ni seguir formándose, porque lo que se saliera de la prescripción médica estaba prohibido y total, para que gastarse el dinero en aprender algo que no vas a utilizar en la práctica.

    Hoy día soy autónoma, decidí emprender mi negocio. Ahora voy a explicar mi situación.

    Tengo una clínica en un pueblo. Encima que los seguros pagan poco, también son exquisitos. De las mutuas laborales que son las que “más” pagan me puedo olvidar porque en el pueblo de al lado ya tienen convenio. Con los seguros de tráfico, cuadro medico cerrado. (O te buscas un enchufe con un abogado o nada). Solo quedan los seguros de salud que pagan una miseria. Yo el seguro de salud que tengo más barato me paga 9 euros y aún así, hago un tratamiento igual al privado. También es verdad que no me mandan mucha cantidad de pacientes, y al ser un pueblo prefiero crear buena fama.

    Con todo esto me refiero a que por un lado pienso que si haces muy bien tu trabajo poco a poco y aunque sea lento, tendrá su recompensa, pero teniendo tantas horas libres como dice Manuel, empiezas a pensar si de verdad se puede vivir con seguros, pues en mi caso los pocos que han querido que entre en su círculo a penas me mandan pacientes. Asisa me quiere pagar 4.66 más retenciones (menos de 3 euros) y Adeslas 400 euros/mes y me mandan todo el que quieran en plan tarifa plana. Por más vueltas que le doy veo imposible llenar mi clínica de gente y sola hacerme cargo de todo eso para cobrar esa miseria. Si metes a alguien sería absurdo.

    Yo soy de las que piensan que si los precios de las aseguradoras subieran, debería incrementar la calidad de la fisioterapia y por lo menos disminuirían(pienso yo) las clínicas de churriterapia, o por lo menos, a lo mejor sería más posible hacerle ver a la gente que se puede hacer fisioterapia de calidad.. todo eso si subieran los precios.

    Pero está claro que siempre va a haber alguien que quiera a menor precio y más como está la cosa, y lo entiendo y lo respeto, y si yo tuviera que pagar hipoteca etc y viera que eso de los seguros dan resultado seguramente también lo haría. Pero hoy día, hacer churroterapia por 400 euros al mes no creo que compense para nada. Así que yo por ahora sobrevivo de privados y con la esperanza de poco a poco ir haciendo clientela.

    A mi me gustaría preguntar a todos los que trabajan con aseguradoras, si también cobran esos precios o es solo en Andalucía. Aunque sea una pregunta indiscreta, me gustaría saberlo ya que no me encaja que así se gane dinero. A lo mejor la clave está en el volumen de seguros o de gente.

    Bueno no me enrollo más, en resumen yo me conformo con hacer buena fisioterapia aunque sea a poca gente pero también es verdad que eso de si hay que cerrar pues lo siento, no lo veo bien, porque en un negocio se pone dinero, ilusión y esfuerzo.

    Saludos.

  23. Estoy totalmente de acuerdo. Yo llevo 14 años como fisio y me los he ido dejando todos porque no hay derecho a que nos tomen el pelo como hacen con esos precios ridiculos. Lo que estaria muy bien es que todos los colegios se uniesen para no que no aceptasemos esas compañias o que pidiesen un minimo de precio por sesion aceptable y digno para nosotros.Os imaginais que ningun fisio trabajase con adeslas sanitas o o asisa…???

  24. Yo estoy muy contento con mi centro de fisioterapia ( es una familia con mucha experiencia). Me cobran 28€ la sesion y me tratan muy bien. Me gustaria pagar 19€ sesion y asi iria mas amenudo. Ahora tengo sobrecarga de jugar a futbol y me lo estoy pensando ( si costase 19€ iria dos dias !!!)

    Se deberia liberar vuestro mercado ( 19€ sesion es un regalo y 28 tambien pero tener mas clientes seria bueno)

    En mi trabajo cobramos la mitad por servicio desde hace 3 años y trabajamos el doble

  25. En mi opinión creo que todos los puntos de vista son validos. Si decides trabajar sin seguros pero con un buen plan de negocios y una buena estrategia de marketing (y va mas alla del facebook) puedes no solo crecer como fisioterapeuta sino ayudar a mas personas. Pero eso no es tan facil como decirlo, hay que estudiarlo y trabajarlo. Ahora si decides trabajar con aseguradoras en un reto, porque a cambio de un buen volumen de pacientes ya no solo debes pensar en el mejor servicio sino en la mejor organización, es decir como organizas, administras y optimizas no solo el servicio sino el tiempo y como llevas un control de los resultados y el rendimiento para que no te conviertes en lo que he leido mucho “churriterapia”. Es decir trabajar el cuadruple porque ser un administrador efectivo frente a situaciones criticas tampoco es gratuito hay que dedicarse.

    Ademas sabemos lo amplia que es hoy en dia la medicina alternativa, deberiamos como fisioterapetas complementar nuestros conocimientos y ofrecer otros servicios no coberturados con los cuales podriamos recuperar la perdida pero que sin la oportunjdad que nos dan los seguros de promoción de repente no podríamos dar a conocer.

    Hay formas de ambas partes para salir adelante pero ninguna de ellas es facil y no creo que la forma tampoco sea quejarse sino sentarse y reflexionar: ¿qué me esta faltando como profesional y no solo como terapeuta para salir adelante y crecer?

    Mi opinión personal porque pienso que cada ser humano es feliz con cosas distintas y hay que respetar eso; es que si quieres ayudar a la gente y sobrevivir con eso y eres feliz asi venga, pero si en tu corazon quieres llevarlo a otro nivel, crecer, tener un posicionamiento y por lo tanto seguridad para ti y tus hijos debes ser versátil tan empresario como idealista, un práctico y un apasionado a la vez, un visionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>